jueves, 7 de mayo de 2009

La fuente de los Nueve Caños

Fuente de los Nueve Caños.
Fotografía de mediados del siglo XIX recuperada por Manuel Cabello


Transcribimos un artículo de investigación escrito por Manuel Cabello en agosto de 1968 y publicado por el Ayuntamiento ese mismo año:

" Cuando, hace 300 años, en 1668, se finalizó la construcción del Convento de Capuchinos de Ubrique, faltaba dotarlo del agua necesaria para el gasto de la comunidad que en él había, así como el riego de la huerta que lo circundaba.
Fue el Padre Nicolás de Córdoba quien, a mediados del siglo XVIII nos dejó escrito el relato sobre la propiedad que dicha comunidad capuchina tenía sobre el agua procedente del Benalfi. El referido autor, por las fechas antes indicadas, investigó sobre la base jurídica de dicha propiedad, sacando como consecuencia que era una servidumbre del convento desde su fundación.
El agua era llevada al convento, en esta primera época, por tajeas descubiertas y, para pasar el arroyo, llamado "Arroyo Seco", había un canal de madera sobre postes. Posteriormente un hermano capuchino, Fray Pedro de Tebas, al que popularmente se llamaba "eminentísimo ingeniero", vino a Ubrique y restauró por completo toda la traída de aguas al convento, encauzándola a través de calñerías y comenzó la obra de los Nueve Caños, terminándose ésta después de su muerte en el año de 1723, según consta en la lápida commemorativa que allí existe, en bastante mal estado debido a las concreciones del agua y la humedad, esperando que este trabajo sirva de aviso para ponerla en un sitio más indicado y seco.




Conducción de aguas al convento.
Fotografía de mediados del siglo XIX recuperada por Manuel Cabello


Se comenzó entonces por fabricar un acueducto que salvara el desnivel del nacimiento (llamado Rodezno). Este acueducto era arcado y tenía una fuente con abrevadero que subsistió hasta que en 1937 se realizó la obra nacional de traída de agua a Ubrique.





Fuente de la Plaza, 1968
Fotografía: Manuel Cabello


Posteriormente se llevó el agua a la Fuente de la Plaza, por un sistema mixto de tajeas y atamores.
La fuente se construyó al gusto de la época. En su parte ornamental está formada por piedra arenisca labrada (es muy posible que la fachada del Ayuntamiento actual, construído en la misma época esté fabricado con el mismo material ornamental, por ser un conjunto armónico, ahora bajo gruesa capa de cal). La pila es de una sola pieza de piedra caliza.
La total terminación de la obra fue en 1737, once años después de iniciada, acreditando este dato el texto lapigráfico existente en el frontispicio de la fuente que textualmente dice así:


A ESPENSAS DESTA Vª (villa)
SE HIZO ESTA OBRA SIENDO CORREGD. (corregidor)
EL S. DN. FERNANDO MARQUEZ BARREÑO
AÑO 1727

Dos siglos más tarde el General Queipo de Llano en bando fechado el 14-12-36 autoriza dentro de la Obra Nacional emprendida de reconstrucción un moderno sistema de traída de agua a la villa. Tomándose aguas del Benalfí y del Nacimiento y almacenándose, por medio de una central elevadora en un depósito de gran capacidad unos 520.000 litros de agua, suficiente para el suministro de una gran ciudad.
Este nuevo servicio de aguas fue inaugurado solemnemente el 4 de octubre de 1937 por el mismo General Queipo de Llano.

Ubrique, agosto de 1968
Manuel Cabello Janeiro

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Por favor, hay una inscripción casi borrada en la piedra de la Fuente de los 9 Caños, ¿existe alguna forma de saber lo que está escrito o si alguien lo ha transcrito alguna vez?
    No me refiero a la inscripción de 1937, sino otra casi borrada justo por encima de los caños, en el centro.
    Gracias.

    ResponderEliminar